La subsecretaria italiana de Políticas de Agricultura, Alimentación, Silvicultura y Turismo, Alessandra Pesce, se reunió hoy en Roma con el subsecretario chileno Alfonso Vargas, acompañado por el embajador de Chile en Italia, Sergio Romero. Durante la reunión se conversó acerca de  la cooperación agrícola, el potencial para dar mayor dinamismo al intercambio y la complementariedad entre los respectivos sistemas agrícolas. En el centro de las conversaciones se encuentran las políticas para promover una dieta correcta y equilibrada a favor de los ciudadanos, garantizando a los agricultores el reconocimiento apropiado de sus productos, la calidad, la indicación del origen y la tipicidad de sus productos.

La subsecretaria Pesce planteó el tema del etiquetado nutricional, destacando los “efectos paradójicos y discriminatorios de ciertos modelos de clasificación de alimentos introducidos en los últimos años” en un intento por responder a la desnutrición y al problema relacionado de la obesidad. Expresó su preocupación por las regulaciones que imponen símbolos de advertencia en el empaque, “sin evidencia científica sólida y sin beneficios reales para los ciudadanos”. Pesce señaló que la ciencia más moderna lleva a rechazar la atribución de juicios generales o el uso de indicadores de “nocividad” para la salud de los productos individuales, independientemente de la dieta general de las personas. Se reconoció la importancia de centrarse más bien en las políticas de educación alimentaria, alentando las asociaciones público-privadas para mejorar la calidad nutricional de los alimentos y la información correcta para los consumidores sobre el valor nutricional de los productos alimenticios. También se compartió la oportunidad de profundizar este tema, junto con los de investigación e innovación en agricultura, protección de calidad, mecanización, riego, desarrollo rural y agricultura familiar.

El subsecretario Vargas, que aprecia las iniciativas educativas y científicas sobre la dieta mediterránea promovidas por las autoridades italianas en su país, ha ilustrado a su vez el año internacional de las frutas y hortalizas, recientemente lanzado en la FAO, al que Italia se adhiere firmemente. Las instituciones de investigación competentes de los dos países podrán encontrar un terreno de trabajo común en vista de este nombramiento, a través de actividades conjuntas y eventos que involucren instituciones a nivel de feria, asociaciones comerciales y operadores del sector.