El sábado pasado el joven cantante Mahmood ha ganado el Festival della canzone italiana di Sanremo.

Su canción Soldi (Dinero) ha conquistado el primer puesto de la 69ª edición de la kermesse, derrotando a Ultimo con I tuoi particolari; mientras que los de Il Volo, con Musica che resta, se han tenido que conformar con el tercer lugar. En fin, un podio algo inesperado y, en un momento, hasta acompañado por los silbidos de la platea del Teatro Ariston que, al parecer, hubiese coronado a la mítica voz mordaz de Loredana Bertè.

¿Pero qué Sanremo sería sin pasión, sin emoción y sin fervor?

mahmood-sono-ancora-incredulo-per-eurovision-valutera-kzkp1

Finalmente han sido muchos los aplausos para el justo ganador Mahmood, seudónimo de Alessandro Mahmoud; quien empieza a hacerse conocido en el mundo musical en 2012, cuando participa en la sexta edición del talent show “X Factor”. Terminado el programa comienza a colaborar con varios productores italianos llegando a grabar piezas de música electrónica con pizcas de r&b y soul. En septiembre de 2018 publica su primer album, “Gioventù bruciata”, gracias al cual participa y gana una de la competencias de Sanremo Giovani; éxito tras el cual pudo ser admitido al Festival de Sanremo donde terminarìa triunfando.

Mahmood, con Soldi, nos cuenta de un vacio, de un agujero. Un hueco dejado por el padre que lo abandonó a los 6 años de edad.

Y, de hecho, ha sido un triunfo como completo outsider, gracias a una canción sorprendente donde se mezclan el groove r&b, las influencias trap y ciertas sonoridades mediorientales.

Watch this video on YouTube.

Una canción absolutamente contemporánea, autobiográfica y que nace del sufrimiento del joven artista. Sí, porque si por un lado Mahmood (nacido en Milán en 1992) se ha convertido en un símbolo de integración cultural ya que los padres son egípcio e italiana, también padeció el dolor debido al abandono por parte de su papá. Y la canción ganadora del festival habla justamente de esto:

Nací en Milán de papá egípcio y mamá italiana, pero me crié con ella. Tengo una recuerdo de una figuar paterna, aunque no está  muy claro. Mi vida ha sido siempre así, en busca de algo que faltaba” ha contado el artsita a Vanity Fair.

Entonces Mahmood, con Soldi, nos cuenta de un vacio, de un agujero. Un hueco, aquel dejado por el padre que lo abandona a los 6 años (“Lasci la città ma nessuno lo sa, ieri eri qua, ora dove sei papà?“) que, sin embargo, el joven llena con la música. Una herramienta gracias a la cual puede igualmente generar aquel mix multicultuarl que lo distingue como persona.

En fin, Soldi, nos transmite las sensaciones de una vida ardua que es, a la vez, ejemplo para muchos otros jóvenes quienes pueden verse reflejados en los textos de Mahmood.

Mi canción es un desahogo personal, para hecer entender que, después de haber sido hijos, nos convertimos en algo más: nace un sentido crítico con respecto a los padres, a la vida, a cómo miramos las cosas. Soldi cuenta de un crecimiento…” ha explicado el ganador de Sanremo.