El tema de la alimentación saludable llega hasta las Naciones Unidas y la Dieta Mediterránea obtiene un nuevo reconocimiento internacional.

La aprobación de la Resolución de la Asamblea General sobre nutrición, con bien 157 votos a favor, sella la voluntad del organismo internacional de promover una dieta y un estilo saludable y en el documento final se respeta plenamente el patrimonio cultural y gastronómico italiano resumible en la Dieta Mediterránea.

 “Nos referimos a un conjunto de alimentos explícitamente reconocidos por la UNESCO como parte de un modelo de dieta balanceada y saludable, caracterizado por tradiciones consolidadas y por productos naturales y de calidad, como los italianos”, son las palabras del Ministro italiano de Relaciones Exteriores, Enzo Moavero.

La organización impulsa por lo tanto a los Estados miembros a desarrollar instancias de promoción de la salud y de la nutrición a través de programas de educación nutricional y políticas y programas multisectoriales para intentar disminuir la malnutrición y los problemas de obesidad.

Una razón más para que a nivel local autoridades, actores del mercado y población se avoquen a la adopción de una alimentación basada en la Dieta Mediterránea.

Chile se encuentra en una posición privilegiada para poner en práctica las recomendaciones de las Naciones Unidas, ya que en la zona central se encuentra uno de los pocos microclimas mediterráneos ubicados fuera del homónimo mar.

Un condición propia, por lo tanto, para encontrar una “vía chilena” a la Dieta Mediterránea!