Queremos contar una historia, el relato de emigración italiana del siglo pasado que ha marcado un hito en la comunidad italiana en Chile.

Es la aventura de un grupo de familias que llegaron a Chile en búsqueda de mejores oportunidades y que constituyeron un significativo aporte para el desarrollo de esa remota zona del País en la cual hasta el día de hoy se habla y se come italiano.

A 500 kilómetros al sur de Santiago, en la comuna de Lumaco, el 9 de marzo 1904 cerca de 23 familias italianas llegaron montadas en carretas tiradas por bueyes desde la nortina región de Emilia Romagna. A pesar de que las tierras no eran aptas para la agricultura y el clima era lluvioso, los colonos lograron formar su propio pueblo en 1907. Se fundaba la Colonia Nueva Italia, hoy conocida como Capitán Pastene. Un siglo más tarde, esta zona- llamada así en honor a  un almirante genovés que exploró el sur de Chile- encanta por su hermoso paisaje e mezcla de culturas, fruto de la convivencia entre chilenos, italianos y mapuches, lo que se ve retratado en los nombres de los amplios caminos de tierra que cruzan la ciudad con nombres como Dante, Garbaldi, Lautaro, Caupolicán y Pedro Montt.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A continuación los invitamos a leer un ensayo de Padre Juan Leonelli (Vice Gran Canciller de la Universidad Católica de Temuco), que él mismo ha pronunciado como discurso en ocasión del encuentro entre Instituciones italianas en Chile y comunidad italiana de Temuco el pasado 14 de diciembre.

¡Buena lectura!

Capitán Pastene_Padre Leonelli